...

...

...
QUERIDOS AMI@S !!!!!
Gracias por llegar hasta acá, bienvenidos !!!

.......

.......
.....
...........................................................
..................................................
..........................................
.................................
.......................
.............
.......
..
-

domingo, 22 de febrero de 2009

Sindrome del marido jubilado..........



La japonesa Sakura Terakawa, de 63 años, describe sus 40 años de vida de casada en un pequeño departamento urbano como una transición gradual de esposa a madre y sirvienta.La comunicación con su marido pasó de las cartas de amor y las palabras románticas bajo los árboles de los parques a exigencias sobre qué debía preparar para la cena y críticas por la forma de hacer las tareas de la casa.Es por ello que cuando su marido le anunció hace tres años, con una enorme sonrisa, que iba a jubilarse, Sakura se desesperó. "Se terminó. Voy a tener que divorciarme", recuerda haber pensado aquel día. "Tener que esperar su llegada a casa todos los días ya era lo suficientemente malo. Pero que esté ahora todo el día en casa es más de lo que puedo aguantar", confiesa. Por temor a no tener cómo mantenerse, Sakura decidió finalmente seguir adelante con su matrimonio, para convertirse en una japonesa más afectada por un trastorno que los especialistas llaman SMJ (o síndrome del marido jubilado). Fiel a la tradición de la mujer de edad que vive dedicada al bienestar de su esposo, Sakura comenzó a esmerarse por atender a su marido. La jubilación hizo desaparecer toda la vida social que la oficina de su marido generaba, dejándolo virtualmente sin amigos y a ella con el peso de tener que llenar todo su tiempo vacío. A semanas de la jubilación, el esposo de Sakura apenas si salía de la casa, miraba televisión y leía el diario y no hacía más que dar órdenes a su mujer. Y también le prohibió además salir con sus amigas. Al cabo de unos meses, Sakura había contraído úlcera, comenzó a tener dificultades para hablar y hasta le apareció una rara erupción cutánea alrededor de los ojos. Cuando los médicos le descubrieron pólipos en su garganta, pero no pudieron encontrar ninguna causa médica razonable para su repentina serie de malestares, la derivaron a un psiquiatra, que le diagnosticó SMJ causado por stress. Sakura comenzó a tratarse entonces con Nobuo Kurokawa, un médico que es hoy uno de los principales especialistas de Japón en SMJ. Kurokawa introdujo el término durante una presentación ante la Sociedad Japonesa de Medicina Psicosomática, en 1991. Kurokawa dijo haber dado a Sakura el mismo consejo que dio a muchas otras mujeres de su edad en idéntica situación: "pase la mayor cantidad de tiempo posible lejos de su marido". En Japón, la jubilación se ha convertido en una riesgosa etapa de la vida para muchas esposas. A pesar de que este stress post jubilación es un problema común en los países industrializados, los analistas aseguran que Japón se volvió un caso especial por muchas razones, incluido el hecho de que un quinto de los japoneses tiene hoy más de 65 años, el porcentaje más elevado del mundo. Si bien los papeles de hombres y mujeres sufrieron modificaciones entre la generación más joven, los japoneses de la tercera edad siguen mostrándose rígidos. El marido de Sakura le exigía una férrea obediencia, a pesar de que él pasó toda su vida totalmente al margen de su esposa e hijos. Se iba a la oficina muy temprano y después que terminaba su trabajo, salía. Y pasaba la mayor parte de sus vacaciones con colegas y clientes. Estas ausencias hicieron que su presencia en casa luego de jubilado resultara aún más irritante. Parte de este problema tiene su raíz en que la tradición de padres jubilados que viven junto a sus hijos mayores está desapareciendo. Y como las parejas mayores se ven entonces obligadas a vivir solas, la cantidad de divorcios entre aquellos que están casados desde hace más de 20 años se duplicó en sólo 15 años.

THE WASHINGTON POST. ESPECIAL PARA CLARIN TRADUCCION: Silvia S. Simonetti

.
.

Siempre se dice que se tienen que tener planes a realizar luego del cese de una actividad de trabajo tan prolongada.
Creo que las mujeres lo aceptamos mejor y tenemos, llegado el momento ,mas herrramientas para llevar a cabo cantidad de cosas que quedaron a la espera.
Que piensan Ustedes???
Martha

17 comentarios:

misdi dijo...

Afortunadamente que cuando me llegó la hora de jubilarme me encontraba divorciada, aunque la verdad sea dicha pasado algunos años de nuestra separación mi ex-esposo (QEPD) siempre trataba de manejar mi vida de alguna forma. Pero afortunadamente antes de mi divorcio también entendí "que nadie se monta en tu espalda si tu no lo permites" o lo que es lo mismo: Le cedemos nuestro poder a las personas para que manejen nuestra vida a su antojo. También aprendí a perdonar es por ello que bendigo y agradezco a Dios y a todas las personas que me sirvieron de apoyo para superar momentos difíciles, en especial mi amiga Isa.
Un abrazo,

Ampi dijo...

¡Qué cierta es esta historia!
Las esposas o son SANTAS o tontas completas

maria jesus dijo...

Bueno, yo no lo he podido vivir, desgraciadamente. Supongo que dependera de como sean los maridos y de como se haya realizado la relación.

Luis Seguel Vorpahl dijo...

Dependerá de la forma de comunicarse que hayan tenido en su vida, ceo que la clave es el respeto, no es necesario estar todo el dia hablando entre ellos, pero si respetarse siempre los espacios, esos que cada uno ganó en su vida, no tiene porque perderlo con los jubilación. Saludossss

Paqui dijo...

Querida Abu, la historia es muy real, yo pienso que las mujeres al llegar a la jubilación, lo llevamos de otra forma, de momento yo no puedo opinar en mi caso, pero también dependerá de como sea la mujer y el hombre.
Un besito guapa

Luna Azul dijo...

Realidad que se está dando también por aquí, desde hace tiempo.
Que pena no saber que hacer con el tiempo libre. Maridos que sólo saben trabajar y que están bien atendidos por sus mujercitas. Mujeres que mientras tanto se han preocupado de otras cosas, llenando sus vidas con algo más que atender al marido.
Cuando los dos se encuentran tantas horas juntos, lega el desencuentro.
Un abrazo Abu

Genín dijo...

jajajajaja Por lo visto somos una colección de divorciados.
Pero el problema, seguramente se duccificaria con mas independenciaen las parejas , de forma que cada quien pudiera hacer independientemente de su pareja, lo que mas le gustara, amén de realizar juntos, aquello en que tengan consenso.
Besos y salud

mariajesusparadela dijo...

Tengo la impresión de que Japón es, además, uno de los países más machistas del mundo. Y creo que nosotras tenemos que ir poniendo las cositas en su sitio poquito a poco, desde el principio. ¿no?

m.eugènia creus-piqué dijo...

Querida Abue no hace falta esperar a la jubilación, esto está pasando aquí cada vez más despues de las vacaciones, al tner que compartir tantas horas juntos no se aguantan y se divorcian, está estudiado que en septiembre y en enero despues de las vacaciones de Navidad es cuando más divorcios hay.Mi caso fué otro, mi marido murió a los dos años de pre-jubilarme, pero hacía ya doce años que él no trabajaba pues era hipertenso, diabético y con el corazón colgando de un hilo, estos doce años igual que los restantes fuímos muy felices, cuando él murió me entró una depresión que todavía me dura, siempre estábamos juntos y me falta él que fué vital en mi vida.

HADA ISOL dijo...

Abu mi papá desde que se jubiló no hace más que estar todo el día a toda hora pendiente de mi madre,no la deja sola un segundo,se volvió celoso le hace problemas por todo,se ha vuelto un hombre realmente insoportable,y si bien él siempre tuvo su carácter ahora es peor y mi madre siempre está a la defensiva con él lo que es muy triste de ver,yo les recomendé que fueran a un especialista para que solucionene este infierno en el que ambos están inmersos,es mejor separarse que soportarse así,pero esas decisiones no siempre son fáciles de tomar,gracias Abu por tocar estos temas! un abrazo con cariño para ti!

Franziska dijo...

Interesante tema y tan de todos y todas. El caso que hemos leído ya era un problema desde siempre y que se agudice es, en parte, culpa de los dos.

Primero: una mujer debe hablar claro con su marido. Poner las cosas en su lugar. Pero desde el principio de la convivencia. ¿Quién endereza un árbol torcido?

En la ciudad en la que vivo, hay cantidad de jubilados. Se les puede ver haciendo la compra, paseando con los amigos, jugando a las cartas en los clubes de mayores, en las aulas de informática, en talleres de lectura y escritura y en infinidad de actividades. Creo que sus mujeres tienen suerte y ellos también. Claro que, de vez en cuando, se observa alguna pareja que están con cara de "malas pulgas"...justo son esas parejas que siempre van juntos a todas partes.

Mi marido estuvo jubilado 15 años y lo primero que hizo fue trabajar en una ONG. Creo que fueron unos años muy activos y gratificantes para él. Pienso que es necesaria la convivencia con personas de nuestra edad. Acudir a los centros de mayores es algo muy beneficioso para la persona mayor porque allí se encuentra con personas a las que, por razones de edad, se comprende mejor y que suelen tener los mismos intereses: problemas de salud, con los hijos e nietos, etc.

Perdona que me haya extendido tanto. Un abrazo.

CEL dijo...

De casualidad, no recuedo como llegue a tu blog, estoy contenta de haber entrado aqui, ya que en este mundo bloguer no hay mucha gente de "la llamada tercera edad".
¿a que edad tiene uno que etiquetarse?, no lo se, en mi modesto entender uno cumple años, yo tengo 61, y son muchas las veces que me parece imposible que yo tenga estas edad, pero esta.
Soy mujer casada y con marido jubilado en casa, realmente, creo que estamos en la mejor edad para poder disfrutar de muchas cosas, siempre se lo comento a mis amigas.
Somos unos privilegiados, tenemos los hijos mayores y cada uno tiene su vida, difrutamos de una nieta maravillosa, tenemos todo el tiempo del mundo para pasear, viajar y hacer lo que más nos guste, siempre que la salud y el bolsillo nos lo permita. No tengo vocación de criada y mi marido tampoco es el señorito que hay que contemplar, asi que creo que hemos llegado bastante bien, aunque si os dire que hay más roces que antes y nos enfadamos por poca cosa pero intentamos que se pase pronto, todo es tener un grado muy importante de tolerancia.
A la vejez hay que llegar con una maleta llena de amigos, (con los que has compartido muchas epocas de tu vida, ayuda un montón)con gran cantidad de proyectos, con mucho amor, tolerancia, comprensión
etc.etc......, y sobre todo ganas de vivir.
Perdón me he alargado mucho, pero realmente el tema es interesante actualmente, esta subiendo el indice de divorcios a edades avanzadas.
Un saludo.

m.eugènia creus-piqué dijo...

Hola mi niña guapa, ya he encontrado el comentario, lo que no me explico es como he llegado a este blog ya que el que tengo en el chivato es el otro que es donde siempre te escribo,jajajaja,debe ser cosa de brujas, que bueno !!.Un besito.

tia elsa dijo...

Interesante post y sin duda se puede envejecer por fuera (la cáscara que nos contiene) pero seguir jóven por dentro con ilusiones, proyectos y siempre la mente y el cuerpo ocupados en todo aquello que nos dé felicidad, besos tìa Elsa.

Poetiza dijo...

Una historia llena de verdades. Mi esposo y yo pensamos, que cuando llegue ese dia, los pasaremos juntos, paseando, visitando a los hijos, nietos, amigos, familia, o solos, por alla en una cabañita alejada de la gente. Yo siguiendo escribiendo y el escuchandome recitarle mis poemas. Pero tiene que llegar ese dia para saber que lo haremos, mientras esperamos, hacemos planes. Me encanto leer este post, cuidate mucho, besos.

MeRCHe dijo...

Cuando mi marido se jubilo pretendió que dejara toda mi vida al margen para dedicarme a él, yo se lo dije muy claro, que tenía una vida y no pensaba renunciar a ella, lo que sí haría es compatibilizarla con él. Nos costó mucho a ambos adaptarnos, pero ambos hemos puesto de nuetra parte mucho y nos va muy bien y nos divertimos y disfrutamos el uno del otro. Nosotros todavía tenemos a nuestros hijos en casa y logicamente eso no nos deja una libertad plena, aunque ya son mayores, pero ya se sabe que para una madre los hijos siempre son lo primero y a veces discutimos por eso, ya que él quiere que viajemos mucho y yo no quiero dejar a mis chicos solos porque no se alimentan correctamente, no duermen lo suficiente, en fin, ya sabes una madre siempre está pendiente de que se cuiden y les ayuda a ello. Pero a cambio de la comprensión de mi esposo yo cedo y voy de vez en cuando de viaje con él, aunque no me gusta mucho viajar, me apunto a clases de baile porque a él le gusta aunque eso me supone dejar retrasadas otras cosas que hago, y así con un poco de cada uno seguimos en el camino del amor que empezamos hace ya 30 años.

laura dijo...

Es cierto que la jubilación afecta de manera diferente a cada persona y también cada pareja tendrá que adaptarse a esta nueva realidad de la mejor forma posible, aunque a veces es muy difícil e influye decisivamente el modo en que han construido su vínculo.
Les dejo un artículo que nos habla sobre la forma de prepararnos para nuestra jubilación. Me resulto muy interesante y ojalá les sirva:

http://vi.vu/es/links/preparate-para-la-jubilacion

vi.vu es una red social de salud donde lo interesante es que los usuarios (tanto profesionales o comunes) comparten información de diferentes temas de salud y profesionales de su confianza recomendándolos y ayudándose asi unos a otros.