...

...

...
QUERIDOS AMI@S !!!!!
Gracias por llegar hasta acá, bienvenidos !!!

.......

.......
.....
...........................................................
..................................................
..........................................
.................................
.......................
.............
.......
..
-

martes, 27 de enero de 2015

La década del 60......


.
(imagen de google)

.
Tiempo en silencio este blog vuelve a la vida .... ¿por pues porque estoy en esa etapa y hay muchos amigos y amigas bloggera que tambien la transitan no?
Lo que comparto es largo pero.... lo encuentro agradable.
Bienvenidos !!!!!
Martha
.
.

Si miramos...podemos detectar la aparición de una franja social que antes no existía: la gente que hoy tiene alrededor de sesenta años (o 70 ja ja).  Generación que ha pateado fuera del idioma la palabra "sexagenario", porque sencillamente no tiene entre sus planes envejecer.

Se trata de una verdadera novedad demográfica, parecida a la aparición, en su momento, de la adolescencia, también una franja social nueva que surgió a mediados del siglo veinte para dar identidad (y vigor inextinguible, parece) a una masa de niños desbordados en cuerpos crecidos que literalmente no sabían hasta entonces dónde meterse o cómo vestirse.

Este grupo que hoy tiene alrededor de sesenta (70), ... ha llevado una vida razonablemente satisfactoria. 
Trabaja desde hace mucho tiempo y ha logrado cambiar el significado tétrico que tanta literatura rioplatense le dio durante décadas al concepto del trabajo. Lejos de las tristes oficinas de Juan Carlos Onetti o Roberto Arlt, esta gente encontró hace mucho la actividad que más le gusta, y se gana la vida con eso. Ni sueña con jubilarse.

Dentro de este universo de personas saludables, curiosas y activas, gente de sesenta (70) la mujer tiene un papel rutilante. 
Trae décadas de experiencia en hacer su voluntad y ocupar lugares que su madre no había ocupado.
Pudo sobrevivir a la borrachera de poder que le dio el feminismo y en determinado momento se detuvo a reflexionar para preguntarse qué quería en realidad. 
Algunas volvieron a casa y tuvieron hijos. 
Otras se quedaron a dirigir la compañía o salieron a vender cosméticos. 
Cada una hizo su voluntad.

En el cine se ve claramente cómo Meg Ryan y Helen Hunt toman decisiones y diseñan su propia vida, cómo exploran las opciones y pagan los costos. Sin embargo, con las mujeres de sesenta las cosas no están tan claras. La idea, supongo, es mostrarlas atractivas y encantadoras, pero en cambio aparecen en la pantalla unas damas nerviosas y obsesivas, sentimentalmente necesitadas y tecnológicamente incultas; en algunos casos, con hambre sexual o propensas a los desbordes, por ejemplo de llanto.

Reconozcamos que no es un asunto fácil y las mismas mujeres lo van diseñando día a día, como han hecho siempre. Pero algunas cosas ya podrían darse por sabidas. Por ejemplo: la mujer de sesenta maneja la computadora. Se escribe –y se ve– con los hijos que están lejos, la usa en su negocio, o es dueña de una compañía de computación.

Por lo general, está satisfecha con su estado civil, y, si no lo está, tiende a cambiarlo. Es muy raro que se deshaga en llanto por un asunto sentimental. A los sesenta, los asuntos sentimentales son juegos de alta gama. A diferencia de los jóvenes, los grandes conocen y ponderan todos los riesgos. Nadie se pone a llorar cuando pierde: sólo reflexiona y toma nota.

La gente grande comparte la devoción general por la juventud y sus formas superlativas, casi insolentes de belleza, pero no se da por retirada. Compite de otra forma. Cultiva un estilo. Contra la estatura prodigiosa de Uma Thurman o el escote de Monica Bellucci, Diane Keaton (61) se viste hasta el cuello de blanco y trae una sonrisa iluminada por la inteligencia.

Los que fuimos jóvenes en los años sesenta vamos a ser jóvenes para siempre, dicen los mismos protagonistas. Todo indica que tienen razón. Los jóvenes de los años sesenta pasaron la experiencia fundacional del rock and roll y la píldora anticonceptiva; rompieron los esquemas tradicionales de la familia para volver después a ella, pero ahora convencidos. Las mujeres tienen hijos a la edad que se les da la gana y, lo que es muy interesante, muchas veces se les da la gana de no tener hijos.

Es una nueva edad, que todavía no tiene nombre. Se recuerda la juventud y el propio esplendor, tal vez, pero sin nostalgias, porque la juventud también está llena de caídas e incertidumbre. La gente de sesenta, hoy, saluda al sol cada mañana de su vida y sonríe para sí por alguna razón secreta.
Por Cecilia Absatz
revista@lanacion.com.ar
.
.
Lo lei....me gustó y lo comparto.
Saben mis sentires , hay palabras que no están en mi diccionario: por ejemplo "viejo", que para  mí son los trapos!!!!!!!
Generación que ha pasdo muchisimas cosas pero que ha  emergido triunfante, no dejándose avasallar.
Disfruto mi edad, mis hijos me lo permiten y mis nueras me dan  ánimo.
Claro que hay "achaque" pero se puden sobrellevar.
Y los sentimientos de afecto, siempre digo que no hay edad para vivirlos.
No veo a mis amistades y conocidas histéricas y desesperadas por conseguir novio o casarse, ja ja!!! en lo general dice con una vez alcanzó!!!!!!!!!!!!
Y gozamos del diario vivir, la musica, la lectura, la naturaleza, teniendo siempre tiempo para darnos a los demás.
.
Martha
.
.
 .
.

23 comentarios:

maria del carmen nazer dijo...

Hola Martha ! acá son la 1:07. No puedo dormir. A veces me pasa. Propio de la edad.
No estoy muy segura de estar dentro de la franja de tu entrada.
Estoy transitando la década 70 , en marzo voy por los 73. A pesar de todos los achaques y problemas conservo mi capacidad de asombro , mis sueños y mis locuras.
Debo ser la más grande de las blogueras ¿no?...
Te dejo muchos besos.
Que tengas una linda semana.

Sara O. Durán dijo...

Sí que es bello... el tiempo pasa demasiado rápido, pero los números son una cosa y la actitud es otra. Así que mientras estemos dispuestos a los demás con nuestra mejor actitud, seguiremos vigentes y jóvenes, aunque las cifras sigan aumentando.
Muchos besos, Abu.

Cantares dijo...

Cada edad tiene sus inconvenientes y sus encantos
Aunque esta etapa es "para valientes" no hay que desanimarse
Cuando te muestran un estudio que te dice que tenés fecha cercana de caducidad, hay que seguir adelante aunque no sea muy sencillo y llevadero
Vivamos disfrutando un día a la vez, de todas formas no podríamos hacerlo de otra manera
No pido muchos años, piso vivir lo que me quede 10-20- 100 je
BIEN, con CALIDAD
Besos

baba_44 dijo...

Comparto sentires
Comparto edad 70...!!
Mis hijos, mis nietos, mis aficiones, mis amigos, mis viajes...y más, y más...
En mis diferentes blogs vierto parte de las muchas cosas que me atraen: los detalles, los cielos, los haikus, los macros.
Son las pequeñas cosas que mantienen la juventud del ánimo pese a los achaques de la edad.
Un grandísimo abrazo Martha

Genín dijo...

A mi no me ofende para nada que me digan "viejo" porque es en tono cariñoso, no es peyorativo, al menos, casi nunca, de hecho, una de las expresiones mas cariñosas y de respeto-admiración que al menos en mis tiempos de jóven se les decía a los padres en Venezuela era "viejo" al referirse al padre o "vieja" al referirse a la madre, y por ellos, esos hijos hubieran hecho cualquier cosa, mi vieja dijo esto o me cocinó aquello, decíamos con cariño y orgullo...
Yo estoy de acuerdo con el significado en general de tu entrada, pero lo mismo dan los 60 que los 70, o el amo que sea cuando estemos desaparecidos, precisamente yo estoy reflexionando mucho sobre el tema, y lo que saco en positivo es una cantidad ingente de vivencias que con cariño y a veces asombro, desempolvo, y las disfruto, no te voy a negar que a veces alguna lagrimita quiere asomar, yo, comprensivo, le dejo hacer lo que quiera que también tiene derecho a vivir y a mojar...jajaja
Besos y salud

Migue dijo...

Hola Martha, antes se hablaba de la tercera edad, como que terminaba en el jardín de paz. Por algo ahora se habla de la cuarta edad, es decir los mayores de 80 que pueden aspirar a 90 y tantos.
En la esperanza de vida entran, ¿cómo se asumió la vida? cigarrillos, alcohol, comida chatarra, estrés etc al margen de cuestiones genéticas.No cabe duda que los que mencionas vivieron toda esa explosión de rock and roll y tienen la sangre llena de vitalidad para seguir generando hechos que los hagan felices a ellos y a quienes aman.
Gracias por tu visita, ya edité algo nuevo de suspenso jajaja.
Abrazos.

Armando dijo...

Lo que no poseen los más jóvenes, lo tenemos los que ya rozamos los setenta. Además, no hay nada mejor en la vida que sentirse joven, tener ilusiones, compartir vivencias, y sobre todo ofrecer nuestras buenas experiencias a las futuras generaciones.
Entiendo que hay excepciones, que por desgracia se dan en todas las edades...el dolor, la enfermedad, la soledad, estando esta última muy latente en la sociedad actual.
No obstante, con toda honestidad pienso que la mujer en general, ha perdido un poco esa condición que la hace especial e indispensable en su condición de eso, simplemente, ser mujer, con todo lo que ello significa, y que los feminismo mal encaminados , la han bajado de ese pedestal único de la que son merecedoras.
Ya no hay viejos. Hay personas mayores con ilusión y con un alto grado de experiencia para compartir.
Un fuerte abrazo.

Alfa Fon-Amor dijo...

A mi también me gustó mucho ,aquí con mis 62 no me siento vieja para nada,como tu dices somos una nueva generación ,que no es la tercera edad,no me gusta ese nombre,abrazotes y gracias por compartir.

ion-laos dijo...

Ahora mismo una mujer de 60 años no es mayor para nada, sabe manejarse muy bien en la vida y sabe lo que le conviene y lo que no. Mientras se tenga ilusión por vivir, siempre habrá juventud en el corazón.

Buena semana Abu, besotes.

Verónica O.M. dijo...

Lo importante es sentirse bien, que más da la edad que se tenga, no entiendo a quien miente al decir sus años.
Besos, buena semana

Anónimo dijo...

Genial Abue... nunca mejor dicho, viejos son los trapos!

Un enorme cariño de tu amiga argentina.

ADORA!!
www.labandasiguiotocando.blogspot.com

La casita de Maria Nancy dijo...

Martha querida, no creo en los años...se que pasan y muy rápido...pero creo en el espíritu, en quien se estremece en ver un bebé recién nacido, la sonrisa de los niños, una bella flor, en quien se emociona al escucha una canción, en quien sabe mirar al otro con dulzura...ellos no tienen edad...recuerdo las risas de mi abu cuando tenia mas de 90 años y su amor por las plantas, cada día descrubria algo nuevo y sus caricias para mi eran el cielo...
La edad es un número, la vida es otra cosa!!!
Me encanto esta entrada!!! Gracias por visitar mi casita, me alegra mucho que nos visitemos. Cariños amiga linda!!

Katy Sánchez dijo...

"La gente de sesenta, hoy, saluda al sol cada mañana de su vida y sonríe para sí por alguna razón secreta."
Me ha gustado el texto. Yo también creo que somos de una pasta especial. Bss

Alicia dijo...

CIERTO QUE ES UN DOLOR LO DE LA ESTACION???
TANTAS COSAS QUE QUEDARON MUERTAS EN MONTEVIDEO Y QUE ME HACEN SUFRIR.
ME PARECE QUE LOS QUE LO CONOCIERON ASI NO LES IMPORTA.
PERO ES UN DOLOR.
LA CANTIDAD DE RIELES DEL TRANVIA QUE ESTAN TAPADOS EN LAS CALLES ...
BUENO NO SIGO ME PONGO ENFERMA.
CHAUCITO

Bea Simpson dijo...

Me ha gustado mucho esa reflexión y tomo nota. Gracias por compartir textos tan interesantes que nos ayudan en nuestro caminar.

Mercedes Cardona dijo...

MERCE CARDONA . Dice, he entrado en tu casa, me ha encantado, me alegra que ayas compartido tan bello escrito. Los años no cuentan, es el corazón joven lo que vale, yo por cierto lo tengo, y gozo de la vida, todo lo que puedo....Besossssss

Olga i Carles (http://bellesaharmonia.blogspot.com dijo...

Los sesenta... los setenta...
¿Qué son?
Años vividos...Una Gran experiencia


Un abrazo.

Miguel dijo...

Olá
Vou começar por visitar este blog. Aos outros irei outras vezes.
Gostei imenso do texto de Cecilia Absatz, assim como do teu comentário ao mesmo.
Tenho muitas amigas com mais de 60 e 70 anos, e algumas, poucas, com mais de 80, e são todas pessoas encantadoras, cheia de vida e entusiasmo.
Já passou o tempo em que uma pessoa com 60 anos era velha! Agora as pessoas dessa idade estão "quase" a começar a gozar a vida. (estão só à espera da reforma...)

Abuela Martha, gostei muito de te ver no meu blog. Só tenho pena que não estejas no meu painel de seguidores... -:(((

Te desejo uma óptima semana.
Um beijo
MIGUEL / ÉS A MINHA DEUSA

Boris Estebitan dijo...

Tienes razón, vivieron la mejor época, la del rock and roll.

lola dijo...

Hola, yo tengo 64 años, la única hija tiene su vida independiente, con su familia, y mi marido y yo ahora nos dedicamos a disfrutar de lo que no pudimos durante nuestra juventud primera.
Mi padre que murió con 97 años siempre decía que la juventud se lleva en el corazón y la mente.
Saludos,

Midala dijo...

Que buenooo que bueno. Ojala mis padres pensaran como tu. Ellos....esperan a todas horas que les llegue el momento. No viven..no disfruta...no se preocupan...nada les importa....una pena.
un placer conocerteeeeeeeeee.

GOLONSEGUS dijo...

Recien llegada a éste magnifico Club! Vivan los 60 ! jijii
GRACIAS por tu amable coment. por eso hay que aprovechar mientras se puede... jijii, pero me alegra que aunque sea cerca, salgas.

Besitosss GUAPETONA.

Nancy Ocampo dijo...

Se me paso esta entrada . Es hermosa !!y todo lo que dices muy cierto .

Un beso , cuìdate .
Nancy