...

...

...
QUERIDOS AMI@S !!!!!
Gracias por llegar hasta acá, bienvenidos !!!

.......

.......
.....
...........................................................
..................................................
..........................................
.................................
.......................
.............
.......
..
-

miércoles, 13 de mayo de 2009

Siesta antiinfartos.....................



El descanso tras el almuerzo es un hábito antiguo heredado de la cultura grecolatina. Investigaciones pasadas aseguraban que el descanso diurno podía incrementar el riesgo de sufrir un ataque cardíaco.
Sin embargo, un reciente estudio epidemiológico realizado por médicos del Liverpool John Moores University de Gran Bretaña, efectuado sobre una población de más de 23.000 griegos que durmieron siesta durante varias semanas demostró resultados totalmente opuestos.
Se pudo comprobar que, quienes descansaban de manera cotidiana después del almuerzo, tenían una reducción del 37 por ciento de sufrir algún episodio cardíaco fatal, mientras que aquellas personas que solamente dormían la siesta de manera esporádica tenían una disminución solamente del 12 por ciento.
“Un descanso de treinta minutos es altamente recomendable y está demostrado que produce grandes beneficios en el organismo y en la psique humana. Se reduce el riesgo de infarto y se elimina el estrés.
La persona se despierta renovada y fresca, apta para seguir enfrentando el resto del día con las ideas renovadas y con una capacidad creativa y de razonamiento diferentes. Después de una ligera siesta el rostro refleja luminosidad y frescura”, comenta el clínico chileno, especialista en trastornos del sueño, Juan Ernesto Zuviría, del Centro Médico del Sueño, sitio en el que se estudian diferentes tipos de perturbaciones relacionadas con el dormir.

Durmiendo la siesta... pero no demasiado
La presión arterial se disminuye ya que “durante el sueño, los cambios metabólicos que se producen hacen que se reduzca la frecuencia de los latidos cardíacos y la tensión arterial.
Por tal razón se puede pensar que esta reducción contribuye a tener menos posibilidades de sufrir algún evento coronario”, explica Zuviría.
Este hábito no es recomendable para quienes sufren de insomnio o hipertensión. Los especialistas indican que hay que ser cuidadosos con este tema ya que “dormir más de media hora de siesta y hacerlo después de las cinco de la tarde puede perjudicar el ritmo biológico del sueño y ocasionar insomnio, menos capacidad de concentración durante el día e incluso favorecer accidentes de trabajo y de tránsito”, asegura el especialista.
Se creía que la siesta era una consecuencia inevitable del proceso digestivo, pero los científicos aseguran que el cerebro pide un tiempo de descanso que se presenta cuando se inicia la tarde y si se tiene un almuerzo pesado la sensación de cansancio se acentuará mucho más.
Un estudio estadístico realizado en cinco países del viejo continente indica que uno de cada cuatro germanos duerme siesta.
Esta encuesta, efectuada a 19 mil personas sorprendió a los investigadores ya que no pensaban que Alemania lideraría el ranking, por encima de Italia (16 por ciento), Gran Bretaña (15 por ciento), España (9 por ciento) y Portugal (8 por ciento).
La importancia de la siesta se centra en que es un período de descanso que en ningún momento llega a ser profundo.
“Se permite una desconexión de la conciencia que está relacionada con el descanso que antecede a una actividad que debe ser retomada.
Si seguimos durmiendo y pasamos a una fase más profunda, tendremos una sensación de aturdimiento, incluso más cansancio que no será positivo si se debe encarar una tarea laboral”, comenta Zuviría.
Su práctica debería ser ejercida como una rutina más dentro de las innumerables actividades diarias, ya que aporta beneficios al organismo y ayuda a enfrentar las tareas con agilidad, frescura, claridad mental y energía.

Las ventajas de la siesta
- Su debida práctica reduce el riesgo de padecer enfermedades coronarias.
- No debe durar más de treinta minutos para no entrar en un sueño profundo y alterar el ritmo biológico.
- Es altamente benéfica para niños y bebés.
- No es recomendable para personas que padecen insomnio o tienen hipertensión.
- Ideal para mujeres embarazadas.
- Altamente aconsejable en aquellas personas que realizan trabajos de fuerza e intensidad.
(fuente:Google,enplenitud).
.

.
Recuerdo de mi niñez cuando nuestro mayores, los abuelos dormían la siesta y, los nietos debían hacerlo tambien. Fue un hábito adquirido en la familia. Me encanta dormir un poquitín, en verano a la sombre y en invierno abrigadita.!!! Ustedes lo hacen??? Martha

10 comentarios:

mariajesusparadela dijo...

Yo dejé de hacerlo por la historia de la mantita...ja,ja.

m.eugènia creus-piqué dijo...

Hola Martha guapa, te diré que yo era de siesta diaria hasta hace unos 3 o 4 meses que decidí no hacerla pues mi siesta no era de 30 minutos, me quedaba dormida uno o dos horas jajajajaja, total que por la noche me costaba dormir o me despertba muy pronto por la mañana, ahora estoy muy bien, mi marido era de siesta diaria y padeció tres o cuatro infartos, osea que lo que hasta ahora era bueno, a partir de ahora es malo. Un abrazo querida Martha.

Maria Laura dijo...

sii me encanta desde que nos mudamos aca cuando podemos dormimos es tannn placentero !!!! besote grande..

Genín dijo...

Pues yo soy muy anarquico, no estoy mucho tiempo haciendo las mismas cosas, ni teniendo los mismos horarios, ni siquiera costumbres, suelo estar una temporada haciendo algo, y luego, sin proponermelo, cambio radicalmente.
Lo que si es cierto, es que aunque me pueda acostar un poco antes o después, soy nctambulo siempre, pero claro no es lo mismo acostarse a la una o a las 5am, como estoy haciendo ahora.
Ya voy a empezar a acostarme antes y levantarme, por consguiente, antes.
Siesta casi nunca duermo.
Besos y salud

paolav dijo...

Ojalá se diera por ley. Acá en Chile, unos diputados propusieron hace años , la ley de la siesta, pero no resultó, obviamente por la oposición del empresariado. Estamos calificados como uno de los países más trabajólicos, pero menos productivos al hacer la relación horas de trabajo y productividad, llenos de licencias médicas y enfermedades mentales. Ojalá nos dejáramos de suponer cosas y nos basáramos en la ciencia y la experiencia europea en estos temas.
¡Que ganas de dormir siesta!
Besos

Silvia dijo...

hola abu!si en mi casa de niña también todos la dormian...
ahora cuando podemos ....
en fines de semana mis hijas y guille ....
cuidate ..besotes!!!
silvia cloud

Poetiza dijo...

Si amiga, me gusta mucho dormir la siesta. Lindo post, me recordo viejos tiempos, besos, cuidate.

abuelonet..com dijo...

Para mi una siesta despues de comer de quince minutos escuchando la Tele me cae genial, que rica está, no es que duerma a pata tiesa como se dice en andalucia, porque en cuanto me bajan la Tele abro los ojos.
Aquí en estas latitudes andaluzas la siesta es obligatoria, en especial en el verano que ya mismo lo tenemos.
Un abrazo abu, de estos abuelos María y Andrés.

Josefa dijo...

A mi me gusta mucho la siesta. La dormimos cada día mi marido y yo.
Antes de jubilarnos no podíamos por el trabajo, pero ahora no pasamos un día sin la siesta en el sofá.
Un beso querida amiga y gracias por dejar estos post tan instructivos.

pizarrapilar dijo...

Si esta muy bien la siesta. Ahora que puedo, ya no tengo clase por la tarde, creo que voy a intemtarlo, ya que es tan buena. Besos, me gusta este blog.